Feeds:
Entradas
Comentarios

        BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 5-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

 

EL SISTEMA DE FILTRACION

Dentro de las cápsulas de los riñones hay casi 220 kilómetros (140 millas) de finísimos tubos. Cada riñón tiene más de un millón de estos pequeños tubos, que miden alrededor de 3 milímetros de largo cada uno.

Al comienzo del tubo hay un diminuto filtro consistente en un ovillo de vasos.  Su función es filtrar la mayor parte de las sustancias disueltas en la sangre. Los riñones filtran cada día no menos de 10 veces el peso total del cuerpo.

Las paredes de los tubos renales están formadas por células especializadas en recuperar las sustancias químicas vitales para evitar que se pierdan.  Toda sustancia innecesaria es rechazada y eliminada.

Pero las útiles son reabsorbidas por los tubos y devueltas a la sangre.  Los materiales indeseables son finalmente eliminados por la orina.

De los 120 litros de líquido filtrado cada día, sólo uno se elimina, mientras que los otros 119 son reabsorbidos. Nuestros riñones han sido especialmente diseñados para evitar que la sangre se cargue con sustancias tóxicas, y de este modo mantienen el equilibrio químico del cuerpo.

La  vida del cuerpo depende de la salud y la vitalidad de todas sus células.  A su vez, cada célula depende para su nutrición de los líquidos orgánicos que la irrigan.  Si las células son irrigadas por una corriente vivificante, se mantienen vigorosas y sanas.

Pero si la corriente está contaminada, las células se enferman y corren el riesgo de morir.  Muchas cosas pueden contaminar la corriente vital, tales como los malos hábitos en el comer, el beber y el trabajar, ¡y aún el mal carácter!

Los gérmenes patógenos son también la causa potencial de enfermedad, pero no podrán destruir el cuerpo si nos mantenemos sanos y fuertes.

Todo depende de cómo decidamos vivir.  En muchos casos de enfermedad, la culpa es enteramente nuestra.

LA CLAVE DE LA SALUD

Cuando los ingenieros comenzaron por primera vez a construir el Canal de Panamá, no se preocuparon por limpiar la jungla de mosquitos y otras plagas.  No comprendían los graves peligros que éstos constituían.

Como resultado, muchos de sus obreros más capaces perdieron la vida, simplemente porque no se había hecho provisión adecuada para su salud y seguridad.

Los sombríos pantanos de la jungla albergaban agentes causantes de enfermedad y muerte, y el gran proyecto tuvo que ser abandonado por años, hasta que toda la zona fue limpiada y saneada.

Solamente entonces el maravilloso proyecto de un canal que uniera los dos océanos pudo ser completado. Pero aún hoy los ingenieros deben vigilar constantemente la selva para que el canal no se infecte de nuevo con esos mismos agentes de enfermedades.

La corriente de la vida en nuestro cuerpo debe ser mantenida pura y libre de los elementos que la contaminarían. Esa corriente interior puede ser un río de vida, salud y energía, o puede transformarse en un turbio pantano de enfermedad y muerte. Eso depende de nosotros.

Podemos purificar esa corriente y mantenerla realmente como un río vivificante, si seguimos un programa sabio y prudente para nuestra vida.  Tal programa incluye abundante aire fresco, buena alimentación, agua pura, descanso, ejercicio y la luz del sol.

Todos estos elementos son absolutamente indispensables para una vida sana, y si los empleamos con inteligencia nos ayudarán a vencer la enfermedad, a la vez nos capacitarán para prevenirla.

SALUD Y BELLEZA

Continúa en parte 6

 

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 4-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

 

LA ACTIVIDAD ELECTRICA DE LAS CELULAS

La mayoría de las células del cuerpo son tan pequeñas que no pueden ser vistas sin el auxilio de un microscopio poderoso. Sin embargo, cada una de ellas es una maravilla de actividad eléctrica y química.

Se calcula que, dentro de esa delicada estructura microscópica, más de mil procesos electroquímicos diferentes ocurren simultáneamente. Cada célula viviente mantiene en su interior una actividad incesante.

Esto es la vida en acción. Cada célula influye sobre las otras que la rodean y todas desempeñan una función necesaria para mantener la vida del cuerpo entero.

Pero esto es sólo una parte del cuadro.  No solamente dependemos de buenos pulmones y una adecuada circulación para mantener libre de toxinas a nuestro organismo. Debemos tener también otras vías de eliminación para ciertas sustancias químicas tóxicas que se producen en diversas partes del cuerpo.

Esta importante tarea la realizan los riñones y el hígado.  Su función es mantener continuamente la corriente sanguínea pura y libre de sustancias dañinas. Cada gota de sangre es controlada por los riñones varias veces al día.

Sólo de esta manera los productos de desecho pueden ser eliminados, y mantenido en equilibrio todo nuestro organismo.

Montando guardia sobre este complicado sistema de células vivientes están dos notables órganos que son los riñones, situados a ambos lados de la columna vertebral, en la parte posterior del abdomen.

Nuestros riñones son más bien pequeños considerando la cantidad de trabajo que realizan. Cada riñón pesa 230 gramos; sin embargo por cada uno de ellos circula cada minuto 10 veces más sangre que por cualquier otro órgano de tamaño y peso similares.

Ellos determinan por sí mismos qué sustancias deben ser retenidas y cuáles deben ser eliminadas.

EL SISTEMA DE FILTRACION

Continúa en parte 5

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 3-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

 

EL SISTEMA DE TRANSPORTES

La corriente sanguínea no es solamente líquida. Casi la mitad de su volumen está formada por glóbulos rojos y blancos.

Los glóbulos blancos son los corpúsculos defensores del cuerpo. Los glóbulos rojos transportan el oxígeno desde los pulmones hasta los tejidos, y el anhídrido carbónico desde los tejidos hasta los pulmones para ser expelido.

Normalmente los glóbulos rojos permanecen siempre dentro de los vasos sanguíneos; por el contrario, los glóbulos blancos pueden cambiar de forma e introducirse por los pequeñísimos intersticios que hay en las paredes de los capilares y salir de los vasos hacia los tejidos, dondequiera que se los necesite para combatir una infección.

El plasma, o parte líquida de la sangre, tiene también otras funciones.  Además de llevar las células sanguíneas, acarrea las diversas sustancias nutritivas que necesitan los distintos órganos del cuerpo.

Al llegar a los capilares, parte de este líquido cargado estas importantes sustancias pasa a través de las paredes vasculares, y provee de alimento a las células de los tejidos, para después recoger los productos de desecho y arrastrarlos hasta los órganos encargados de su eliminación.

De manera  que, para sobrevivir, cada célula del cuerpo depende de este líquido en constante movimiento.  La sangre es realmente la corriente de la vida. Pequeñas cargas eléctricas generadas por las sustancias químicas dentro de las células facilitan el proceso de absorción de alimentos y eliminación de residuos.

Estos productos químicos que deben ser eliminados, atraviesan las paredes celulares y llegan al torrente sanguíneo. La sangre vuelve al corazón, desde donde es bombeada al pulmón y los riñones, donde los productos de desecho son eliminados.

Durante el ejercicio intenso, las necesidades del organismo son mucho mayores que en estado de reposo.  Para suplirlas, la circulación de la sangre necesita aumentar tremendamente.

Al mismo tiempo los productos de desecho se acumulan más rápidamente y deben ser eliminados, porque si este proceso fallara, la retención de los mismos produciría fatiga y dolores intensos de los músculos.

Un período de reposo y sueño es indispensable para que vuelvan a la normalidad los procesos químicos del organismo. Si no descansáramos suficientemente nos enfermaríamos; por eso la naturaleza aprovecha la oportunidad y nos obliga a descansar por un mayor período de tiempo.

Los hábitos correctos de vida son esenciales para mantener la buena salud.

LA ACTIVIDAD ELECTRICA DE LAS CELULAS

Continúa en parte 4

 

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 2-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

 

EL SISTEMA DE AIRE ACONDICIONADO DE NUESTRO CUERPO

El aire que va a entrar a los pulmones necesita primero ser purificado, además debe ser humedecido y entibiado; de los contrario la tráquea muy pronto estaría irritada y se resecaría.

Es lo que pasa cuando uno respira por la boca durante largo tiempo; por ejemplo, cuando duerme. Usted puede comprobar por sí mismo los efectos de la respiración bucal inhalando varias veces en forma profunda por la boca.

Respirar por la boca no es recomendable pues, generalmente, el aire es muy seco o muy frío, seca las mucosas de la garganta y puede producir bronquitis crónica.

Pero hay otras razones que sugieren la conveniencia de respirar a través de la nariz. El aire que nos rodea contiene cantidades variables de humo, polvo y millones de gérmenes.

Todo esto debe ser filtrado antes que llegue a los pulmones; de lo contrario corremos serios riesgos de infecciones pulmonares tales como la neumonía. Algún método de filtrado es absolutamente necesario para proteger las delicadas estructuras del pulmón.

Para resolver estos problemas poseemos un eficiente sistema de aire acondicionado que comienza en la nariz. Los pasajes profundos de las fosas nasales humedecen y entibian el aire, y lo llevan al grado exacto de humedad y temperatura que requieren los pulmones.

Se ha calculado que más de un litro de agua se agrega por este mecanismo al aire que respiramos cada 24 horas.

Los ojos proveen parte del líquido usado para este propósito. Después de humedecer el globo ocular, el líquido lacrimal pasa a través de un conducto desde el ángulo interno del ojo a la nariz, donde ayuda a humedecer el aire que respiramos. De este modo aún las lágrimas son aprovechadas.

No importa cuán seca sea la atmósfera que nos rodea, cuando el aire llega a la tráquea, su humedad relativa alcanza al 90%, y ésta es aproximadamente la humedad del aire en un día lluvioso.

AIRE INHALADO Y AIRE EXHALADO

Se puede comprender fácilmente que si se produce alguna obstrucción en la nariz, esta importante función de humedecer el aire no podrá realizarse. A fin de eliminar esta causa potencial de problemas, todas las vías respiratorias han sido revestidas de un tipo especial de membrana mucosa.

Este suave tejido contiene miles de cilias, proyecciones en forma de vellosidades microscópicas animadas de un movimiento destinado a expulsar cualquier partícula extraña.

Además muchas pequeñas glándulas están ocupadas segregando una cubierta mucosa, que no permanece estacionaria sino que, como si fuera una escalera mecánica, se va moviendo rítmicamente hacia la parte posterior de la garganta, a una velocidad de casi un centímetro por minuto.

Esta alfombra móvil es producida y renovada continuamente por las glándulas de la membrana nasal. En efecto, cada 15 a 20 minutos toda la alfombra mucosa de las fosas nasales se renueva completamente.

Mientras esta cubierta mucosa se mantenga en movimiento, prácticamente no es posible que la nariz o la garganta se infecten. Cualquier germen que se asiente sobre esta alfombra móvil es arrastrado con ella tan rápidamente que no tiene tiempo de causar daño.

Esta es una de las razones por las cuales algunas personas pueden estar rodeadas de infecciones y no contraen ninguna enfermedad seria. Sus mecanismos de defensa son buenos.

Al respirar, cuando el aire llega a los pulmones, rápidamente llena los alvéolos pulmonares. Las paredes de estos pequeños alvéolos están literalmente cubiertas de capilares, que son los más pequeños de todos los vasos sanguíneos.

El oxígeno del aire inhalado pasa de inmediato a través de las finísimas paredes de estos capilares y entra en los glóbulos rojos, y cambia su color azul púrpura al rojo brillante.

El fenómeno opuesto ocurre cuando los glóbulos rojos, después de viajar por el torrente sanguíneo, llegan a los capilares existentes en los tejidos de todo el cuerpo. Allí liberan el oxígeno que las células usarán en sus combustiones y se cargan de anhídrido carbónico.

EL SISTEMA DE TRANSPORTES

Continúa en parte 3

 

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 1-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

¿Cuál es el misterioso poder que se manifiesta en las diversas actividades de nuestro ser?

Es una fuerza que parece pulsar en cada célula de nuestro cuerpo; se mueve en los músculos, late en el corazón, fluye en la corriente sanguínea y vive en la mente.

Por ejemplo, resulta admirable descubrir como nuestra mente puede pensar en diez cosas diferentes y en un segundo seleccionar una.

Instantáneamente, sin que necesitemos hacer ningún esfuerzo consciente, nuestros músculos, obedeciendo las órdenes del cerebro, hacen que los brazos, las piernas, la lengua y los ojos realicen lo que deseamos.

Nada respecto del cuerpo humano es tan importante como la vida.  Este es el poder secreto que obra en nuestro ser.

Los materiales en sí que componen el cuerpo humano no valen mucho dinero.

Tenemos cal, fósforo, hierro, pequeñas cantidades de cobre, yodo y cobalto. El resto del cuerpo está formado de carbono, nitrógeno y agua.

Pero cuando estos minerales, gases y líquidos se combinan para formar un cuerpo humano su valor es incalculable. La única diferencia es la chispa de vida.

Las células vivientes que por incontables millones constituyen nuestro cuerpo, no se hallan unidas directamente unas con otras en forma compacta. Por el contrario, están separadas entre sí por pequeñísimos espacios, de modo que los fluidos puedan pasar libremente entre ellas.

De este modo, cada célula del cuerpo esta bañada constantemente por una corriente líquida que es la que realmente la mantiene viva,  El torrente sanguíneo transporta sustancias esenciales entre las células, las arterias y las venas.

Esta corriente transportadora contiene diversas sustancias químicas, todas en forma líquida. Muchas de estas sustancias proceden de los órganos digestivos; otras son producidas en las distintas “fábricas” glandulares del cuerpo.

Todas estas sustancias transportadas a través de los vasos sanguíneos van a nutrir las células de todo el cuerpo.

Mientras esta corriente viva circula a través de los diversos tejidos y órganos, cada célula extrae las sustancias que requiere, pues tiene la capacidad de escoger lo que mejor responda a sus necesidades particulares.

Además de traer alimento, oxígeno y sustancias químicas a las células, esta notable corriente tiene otra importante función. Debe acarrear los productos de desecho que las células eliminan.

Ambas funciones son absolutamente esenciales para la vida.  Estos productos de desecho son conducidos por la corriente sanguínea hacia los órganos encargados de su eliminación: los pulmones, los riñones y la piel.

Enfoquemos estos detalles desde otro punto de vista. Cuando inspiramos, los pulmones se expanden, el pecho se ensancha y se produce una succión en el interior del tórax, de modo que el aire se precipita a llenar los pulmones.

El oxígeno del aire es puesto, de este modo, en contacto casi directo con la corriente sanguínea de los vasos pulmonares.  En realidad, una delgadísima membrana formada por una sola capa de células separa al aire de la sangre en los alvéolos pulmonares.

Esta succión producida dentro del tórax  ayuda, además, a traer sangre de otras partes del cuerpo al corazón, lo cual es muy importante para la función circulatoria.

EL SISTEMA DE AIRE ACONDICIONADO DE NUESTRO CUERPO

Continúa en parte 2

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 32-

ACERCA DEL FUTURO-parte 5-

 

  • EL SUEÑO DEL REY Y USTED

Esta profecía revela la mano de Dios dirigiendo el surgimiento y la caída de las naciones. Dios conoce el pasado y esta profecía bíblica nos muestra que también conoce el futuro.

Si Dios dirige los movimientos de las naciones con tal precisión, seguramente puede guiar la vida  de cada ser humano, Jesús prometió:

“Pues aún vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis…” (Mateo 10:30-31)

La fe, un don de Dios, es el remedio para nuestras angustias y temores.  La esperanza que Cristo nos inspira puede servir como una “segura y firme ancla” para nuestras almas (Hebreos 6:19).

Erasmo, erudito del siglo XVI, cuenta un incidente que ocurrió en uno de sus viajes por mar, que recordó el resto de su vida.  En medio de una tempestad, el barco en el que viajaba encalló.  Las violentas olas golpeaban la nave, que comenzó a romperse.

Hasta los curtidos marineros sentían temor.  Los pasajeros estaban histéricos.  La mayoría invocaba a su santo patrón, cantaban himnos o hacían promesas en alta voz.

Erasmo notó que una pasajera se comportaba en forma diferente, y escribió: “De todos nosotros, la única persona que permanecía serena era una joven madre que sostenía a un niño que alimentaba. 

No gritaba ni hacia promesas apresuradas al cielo.  Lo único que hacía era orar silenciosamente mientras apretaba al niño en su regazo.”

Erasmo comprendió que esta oración formaba parte de su vida regular. Parecía estar confiada en Dios.

Cuando el barco comenzó a hundirse, la joven madre fue colocada en una tabla, se le dio un palo como remo y fue lanzada a las olas.  Tenía que sostener a su pequeño con una mano y remar con la otra.

Pocos pensaron que sobreviviría al oleaje.  Pero su fe y su serenidad la salvaron.  Con su hijito fueron los primeros en llegar a la orilla.

La esperanza en Dios puede hacer la diferencia –aún cuando el mundo parezca derrumbarse a nuestro alrededor.  Estamos aquí porque la mano del Todopoderoso nos guía y nos mantiene a flote.

Si usted se allega a Cristo de todo corazón, El le dará una fe tal que lo guiará en medio de todas las tempestades de la vida. Descubra la paz sobrenatural que Jesús promete:

“La paz os dejo, mi paz os doy…No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27)

¿Tiene usted esta paz en su corazón? Si la tiene, agradezca a Jesús, su Salvador.  En caso contrario, ¿por qué no lo invita a entra en su vida hoy?

 

 

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 31-

ACERCA DEL FUTURO-parte 4-

 

  • NUESTROS DIAS EN LA PROFECÍA BIBLICA

¿Predijo Daniel que se harían esfuerzos para unir estas naciones bajo un solo gobernante?

“Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro”  (Daniel 2:43).

  • ANGLOSAJONES    (Inglaterra)
  • FRANCOS   (Francia)
  • ALAMANES (Alemania)
  • LOMBARDOS   (Italia)
  • OSTROGODOS    (Destruidos más tarde)
  • VISIGODOS   ( España)
  • BURGUNDIOS   (Suiza)
  • VANDALOS   (Norte de Africa, destruidos después)
  • SUEVOS   (Portugal)
  • HERULOS   (Desaparecieron siglos después)

Muchos han tratado de unir Europa, pero han fracasado.  Napoleón fue el que estuvo más cerca de lograrlo, pero probablemente pensando en esta profecía, cuando se retiraba vencido de la batalla de Waterloo, lamentándose dijo: “El Todopoderoso Dios es demasiado para mí”.

El káiser Guillermo II y Adolfo Hitler crearon los más poderosos ejércitos de su tiempo.  Pero fracasaron también en el intento de unir Europa. Todos los que han tratado de unir Europa no han podido anular la profecía de Daniel.

Dios es el que tiene el futuro en sus manos; todo está bajo su control.  Esto es suficiente para darnos esperanza, paz mental y confianza en su plan para nuestras vidas.

  • UN VISTAZO AL FUTURO

Solo una parte de la profecía de Daniel no se ha cumplido todavía. ¿Qué significa la piedra que golpeó la estatua en sus pies, la desmenuzó y se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra?   (Vers.34-35).

“Y EN LOS DIAS DE ESTOS REYES (las naciones modernas de Europa Occidental) EL DIOS DEL CIELO LEVANTARA UN REINO que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará  y consumirá a todos estos reinos, pero él PERMANECERA PARA SIEMPRE” (Daniel 2:44).

“ESTOS REYES” sólo puede referirse a los gobernantes simbolizados por los pies y los dedos de la estatua, a saber, los dirigentes de los países de la moderna Europa.  La conclusión es inevitable:

EN LOS DÍAS DE ESTOS REYES” apunta al tiempo en que estamos viviendo.  Jesús volverá muy pronto para establecer “un reino que…permanecerá para siempre”; un reino de paz y de felicidad.

Su reino –la piedra que desmenuzará al mundo-  ocupará toda la tierra. Cristo, la Roca de la eternidad y el Rey de Reyes gobernará para siempre.

El clímax de esta profecía de Daniel es la Segunda Venida de Cristo. Jesús, el Hijo de Dios, está a punto de poner fin a la historia humana y establecer su reino eterno de amor y de gracia.

  • EL SUEÑO DEL REY Y USTED

Continúa en parte 32