Feeds:
Entradas
Comentarios

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 8-

PODEMOS CREER EN LA BIBLIA-parte 4-

 

  • COMO ENTENDER LA BIBLIA

Al explorar la Palabra de Dios recuerde estos seis principios:

1. Estudie la Biblia con una sincera oración. Si se acerca a ella con mente y corazón abiertos por medio de la oración, experimentará un contacto personal con Jesús.

“Cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad;…porque tomará de lo mío y os lo hará saber” (Juan 16:13-14)

2. Lea la Biblia diariamente. El apóstol Pablo alabó a los cristianos de Berea porque:

“recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran ciertas” (Hechos 17:11)

El estudio diario de la Biblia es la clave del poder de nuestras vidas.

3. Deje que la Biblia hable por sí sola. La Biblia es un mensaje de Dios, por ende se constituye no sólo en la verdad sino también en la prueba de toda verdad (Isaías 8:20).

No debemos dejar que cualquier creencia “religiosa “o principio explique cualquier parte de las Escrituras. Tratar de que la Biblia cuadre dentro de una idea preconcebida sólo hará que “torzamos” la Biblia para nuestra “propia perdición” (2 Pedro 3:16).

Asegúrese que comprende cada declaración de la Biblia según su contexto; a quién se habla, cuál es el problema, qué otras palabras son pertinentes, etc.

La pregunta clave es: ¿Qué quiere decir el escritor? Después de captar lo que dice el texto podemos aplicarlo inteligentemente a nuestras vidas.

4. Estudie la Biblia por temas. Para comprender bien las verdades bíblicas debemos dejar que la Biblia sea su propio intérprete. ¿Cómo? Compare texto (s) con texto (s). Jesús usó este método para demostrar que El era el Mesías.

“Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:27)

Colocando en orden todo lo que la biblia dice sobre un tema específico tendremos una perspectiva balanceada, en armonía con el punto de vista divino.

5. Estudie la Biblia para recibir poder para vivir para Cristo. La Palabra de Dios es una “espada de dos filos”, como se describe en Hebreos 4:12. Es un arma viviente en nuestras manos para vencer las más persistentes tentaciones.

 

6. Escuche cómo le habla Dios por medio de su Palabra. Si desea conocer una verdad específica de la Biblia, debe seguir lo que ella enseña (Juan 7:17). No lo que usted piensa, o lo que otro piensa, o lo que alguna iglesia enseña.

  • LA BIBLIA PUEDE CAMBIAR SU VIDA

Continúa en parte 9

 

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 7-

PODEMOS CREER EN LA BIBLIA-parte 3-

 

  • USTED PUEDE CONFIAR EN LA BIBLIA

La preservación de la Biblia es asombrosa. Todos los primeros manuscritos fueron copiados a mano-mucho antes de que se inventara la imprenta, Los escribas hacían copias de los originales, y las distribuían. Muchos de esos manuscritos, o parte de ellos, todavía existen.

Los manuscritos en hebreo del Antiguo Testamento son de los años 150 a 200 a.C. Fueron descubiertos cerca del Mar Muerto en 1947. Es asombroso que esos rollos de más de 2.000 años de antigüedad contengan exactamente las mismas verdades del Antiguo Testamento de nuestra Biblia de hoy.

¡Es una poderosa evidencia para confiar en la divina inspiración de las Sagradas Escrituras!

Los apóstoles escribieron mucho del Nuevo Testamento en forma de cartas, dirigidas a las iglesias que se establecieron después de la resurrección de Jesús. En los grandes museos de Europa y América se exhiben más de 4.500 manuscritos o parte de ellos.

Algunos son del siglo II d.C. Si los comparamos con nuestras Biblias, podemos ver que el Nuevo Testamento esencialmente no ha sufrido cambios desde que fue escrito por primera vez.

La Biblia ha sido traducida total o parcialmente a más de 2.060 lenguas y dialectos, y sigue siendo el Libro más vendido. Cada año se venden más de 150 millones de Biblias o parte de ella.

La exactitud histórica de la Biblia es asombrosa. Los descubrimientos arqueológicos han confirmado fehacientemente el carácter fidedigno del registro bíblico. Los historiadores han descubierto tablas de arcillas y monumentos de piedra que han arrojado luz sobre nombres, lugares y sucesos conocidos antes sólo por la Biblia.

Por ejemplo según Génesis 11:31 Abrahán y su familia “salieron de Ur de los Caldeos para ir a la tierra de Canaán”. Los eruditos afirmaban que Ur nunca existió, pero los arqueólogos desenterraron un templo en Irak y en un cilindro encontraron escrito, en signos cuneiformes, el nombre de Ur.

Hallazgos posteriores mostraron que Ur era una ciudad próspera y cuna de una gran civilización. La identidad de la ciudad había sido olvidada por los historiadores, pero la Biblia preservó su nombre- hasta que la pala del arqueólogo confirmó su autenticidad. Y Ur es solamente uno de los muchos ejemplos con los que la información arqueológica confirma la exactitud de la Biblia.

El cumplimiento exacto de las predicciones de la Biblia prueba que usted puede confiar en ella. Las Sagradas Escrituras contienen muchas asombrosas predicciones de eventos futuros que se están cumpliendo ante nuestros ojos.

Examinaremos algunas de estas profecías en las próximas lecciones.

  • COMO ENTENDER LA BIBLIA

Continúa en parte 8

 

 

 

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 6-

PODEMOS CREER EN LA BIBLIA-parte 2-

  • ¿QUIEN ESCRIBIO LA BIBLIA?

Los profetas dieron los mensajes de Dios en forma oral y escrita mientras vivieron. Más tarde, estos mensajes proféticos fueron reunidos, bajo la dirección de Dios, en el libro que llamamos Biblia.

¿Pero cuán dignos de confianza son estos escritos?

“Entendiendo primero ésto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:20-21).

Los escritores de la Biblia no pusieron allí su propia voluntad o deseo. Contaron en lenguaje humano todo lo que vieron y escucharon; pero su mensaje vino de Dios directamente, a través del Espíritu.

En la Biblia, Dios revela su voluntad y nos asegura que el bien finalmente triunfará sobre el mal y que la paz reinará para siempre en el mundo.

¿Es inspirada toda la Biblia?

“Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, reprender, enmendar e instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, cabalmente instruido para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17).

La Biblia afecta tan profundamente a los seres humanos porque “toda es inspirada por Dios”. Si desea saber el porqué de la vida, estudie las Sagradas Escrituras honestamente y con oración.

Pida la presencia del Espíritu Santo cada vez que abra sus páginas, y así como inspiró a los profetas en la antigüedad, también le guiará a usted para que sus enseñanzas transformen su vida.

  • LA UNIDAD DE LA BIBLIA

La Biblia está compuesta de 66 libros. Los 39 del Antiguo Testamento fueron escritos entre 1400 y 400 a.C. Los 27 libros del Nuevo Testamento fueron escritos entre los años 50 y 100 d.C.

El profeta Moisés escribió los primeros cinco libros 1400 años a.C. El apóstol Juan escribió el último libro, el Apocalipsis, alrededor del año 95 d.C. Durante los 1500 años transcurridos entre la redacción del primero y del último libro de la Biblia, por lo menos otros 38 profetas escribieron inspirados por Dios.

Los varios escritores de la Biblia vivieron en diferentes tiempos y culturas, algunos separados por cientos de años. En muchos casos ni se conocieron. Unos eran comerciantes, otros pastores, pescadores, soldados, médicos, predicadores, reyes, etc.

Es decir, personas de las más variadas culturas, formas de vida, niveles sociales, y hasta de opuestas filosofías.

Pero lo maravilloso es que los 66 libros de la Biblia, con sus 1.189 capítulos formados por 31.173 versículos, revelan una unidad armoniosa en todo su mensaje.

Supongamos que alguien toca a su puerta y cuando entra deja en la sala de su casa un pedazo raro de mármol. Después sale sin hablar. Así sucesivamente, unos 40 visitantes más hacen lo mismo: uno tras otro coloca su pedazo de mármol junto al primero.

Y cuando sale el último, usted contempla, para su asombro, que se ha formado una hermosa estatua. Posteriormente usted descubre que estos “escultores” nunca se conocieron y que provenían de diferentes partes del mundo.

¿Qué pensaría usted? Seguramente que alguien planeó la estatua y envió a cada escultor instrucciones exactas y específicas.

La Biblia comunica, en todas sus páginas, un mensaje coherente, como una perfecta estatua de mármol. La asombrosa unidad de la Biblia es una prueba fehaciente de que no se trata meramente de literatura humana, sino de la Palabra de Dios.

  • USTED PUEDE CONFIAR EN LA BIBLIA

Continúa en parte 7

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 5-

 

2-podemos creer en la Biblia-

PODEMOS CREER EN LA BIBLIA-parte 1-

Los famosos amotinados que hundieron el barco ingles Bounty, terminaron por establecerse con sus mujeres nativas en la solitaria isla Pitcairn. El grupo estaba formado por nueve marinos ingleses, seis tahitianos, diez tahitianas y una joven de 15 años.

Uno de los marineros descubrió cómo destilar alcohol, y muy pronto la borrachera corrompió la comunidad. Las peleas entre hombres y mujeres eran continuas y violentas.

Después de poco tiempo, sólo había un sobreviviente del grupo que primero llegó a la isla; pero este hombre, Alexander Smith, encontró una Biblia en un baúl sacado del barco. Comenzó a leerla y a enseñar a otros lo que él aprendía.

Su vida cambió y, finalmente, también la de todos los isleños. Esta gente estuvo completamente aislada del resto del mundo hasta que en 1808 el barco norteamericano Topaz arribó a la isla.

La tripulación encontró una comunidad próspera, ordenada, sin crimen, ni cárcel, ni alcohol. La Biblia había cambiado la isla; de un infierno terrenal se había transformado en lo que Dios desea que sea el mundo. Y así permanece hasta hoy.

¿Habla Dios a la gente mediante la Biblia todavía? Sin la menor duda. Al escribir estas líneas pienso en la respuesta que nos envió un estudiante de uno de nuestros cursos: “Estoy en la cárcel sentenciado a muerte por un crimen que cometí. Antes de estudiar este curso estaba perdido; pero ahora tengo una esperanza segura y he hallado un nuevo amor”.

La Biblia tiene un poder que transforma la vida. Cuando la gente realmente comienza a estudiarla, sus vidas cambian drásticamente.

  • COMO NOS HABLA DIOS A TRAVES DE LA BIBLIA

 

Antes de pecar, Adán y Eva solían hablar con Dios cara a cara. Pero cuando Dios los visitó después que pecaron, ¿qué hicieron ellos?

“Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y la mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto”. (Génesis 3:8)

El pecado interrumpió el contacto personal con Dios. ¿Qué hizo entonces Dios para comunicarse con el ser humano?

“Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. (Amos 3:7)

Dios no nos ha dejado en la oscuridad en cuanto a la vida y su significado. Por medio de sus profetas –personas que El llamó para que hablaran y escribieran en su nombre- nos ha revelado sus respuestas sobre los grandes interrogantes de la vida.

Continúa en parte 6

 

 

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 4-

PODEMOS CREER EN DIOS –parte 4-

 

  • ¿QUE CLASE DE DIOS ES EL?

Es razonable pensar que un Dios personal quiera revelarse a sus criaturas como un padre desea que sus hijos lo conozcan. Y en la Biblia, Dios nos dice quién y cómo es.

¿Qué modelo usó Dios para crear al hombre y la mujer?

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. (Génesis 1:27)

Nosotros fuimos hechos a imagen de Dios. Por eso podemos tener una relación personal con El. Nuestra capacidad de pensar y sentir, de recordar y esperar, de reflexionar y analizar, todo proviene de El.

¿Cuál es el rasgo sobresaliente de la personalidad de Dios?

“Dios es amor”. (1 Juan 4:8)

Dios se relaciona con los seres humanos con su corazón de amor. Todo lo que El hace está motivado por su amor abnegado.

 

  • ¿DE QUE MODO JESUS REVELA COMO ES DIOS?

En su Palabra, Dios repetidamente se presenta como un padre.

“¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?”. (Malaquías 2:10)

Hoy muchos padres son realmente indeseables: negligentes, crueles, abusivos. Pero Dios no es así, El es un padre cariñoso y atento. Se parece a los padres a quienes les agrada jugar con sus hijos; a los que deleitan a sus niños contándoles maravillosas historias.

Nuestro Padre celestial anhela hacer algo más que revelarse en las Santas Escrituras. Por eso decidió entrar en nuestro mundo como una Persona real y específica. Bajó hasta nuestro nivel y llegó a ser como nosotros, para poder enseñarnos cómo vivir y ser felices.

“(Jesús) es la imagen del Dios invisible”. (Colosenses 1:15)

Dios descendió al mundo en la persona de Jesús. Al venir a este mundo, Jesús fue Dios hecho carne. Fue Dios visible, el pensamiento de Dios hecho audible. Jesús mismo dijo:

“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. (Juan 14:9)

Si usted ha visto a Jesús, ha visto a Dios.

Cuando lea la historia de Jesús en los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento – los cuatro Evangelios-, descubrirá un retrato fascinante de nuestro Padre Celestial. Pescadores rudos y autosuficientes dejaron sus redes y siguieron a Cristo, y los niños lo rodeaban para que los bendijera.

El podía consolar a los pecadores más atribulados y desenmascarar a los hipócritas. Sanaba con poder a los leprosos y ciegos. Jesús demostró en todos sus actos que “Dios es amor”. El satisfizo las necesidades humanas como nadie lo ha hecho ni lo hará.

La revelación gloriosa y final de Jesús sobre el carácter de Dios, fue en la cruz.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

Jesús murió no sólo para darnos una vida más feliz, sino para que tengamos vida eterna. Jesús es el Hijo unigénito” de Dios. El es el “único” en su clase, el único que es completamente Dios y completamente hombre.

Durante siglos, la humanidad anheló, esperó y soñó acerca de Dios. Veía las obras de sus manos en el cielo y las bellezas de la naturaleza. Pero Jesús rompió el silencio de siglos en la cruz, y de pronto la gente se encontró contemplando el rostro de Dios, viéndole como realmente es: Amor, Eterno e Inmortal Amor.

 

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y Obra del Espíritu Santo- La Venida del Espíritu.-parte 1-

 LA PROMESA DEL ESPIRITU

 

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

 

 Cuando Cristo dio a sus discípulos la promesa del Espíritu, se estaba acercando al fin de su ministerio terrenal. A la sombra de la cruz estaba con una compresión plena de la carga de culpa que estaba por recaer sobre El como portador del pecado. Antes de ofrecerse a sí mismo como víctima destinada al sacrificio, instruyó a sus discípulos en cuanto a al dadiva más esencial y completa que iba a conceder a sus seguidores; el don de los recursos inagotables de su gracia.

“Y yo rogaré al Padre” –dijo El-, “y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir porque no le ve, ni le conoce, pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan14:16,17).

El Salvador estaba señalando de antemano el tiempo cuando el Espíritu Santo, como su representante, vendría para realizar una obra poderosa. El mal que se había estado acumulando durante siglos, habría de ser resistido por el divino poder del Espíritu Santo.

La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. A todo el que ha aceptado a Cristo como su Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, santificador, guía y testigo. Cuanto más cerca de Dios han andado los creyentes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora. Los hombres y mujeres que a través de largos siglos de persecución y prueba gozaron en sus vidas de una medida de la presencia del Espíritu, se destacaron como señales y prodigios en el mundo. Revelaron ante los ángeles y los hombres el poder transformador del amor redentor. (Los Hechos de los Apóstoles, pág.39, 40)

 

 

 

 

DESCUBRA: GUÍA QUE LE AYUDARÁ A COMPRENDER MEJOR A DIOS Y A CREER EN EL-parte 3-

PODEMOS CREER EN DIOS –parte 3-

 

  • DIOS ENTRA EN RELACION PERSONAL CON EL HOMBRE

 

El mismo Dios que diseñó los cielos estrellados y creó el universo, busca una relación personal con el ser humano. La Sagrada Escritura nos dice que “hablaba Jehová a Moisés como habla cualquiera a su compañero” (Exodo 33:11).

Dios también quiere tener esa relación personal con usted y ser su Amigo. Jesús prometió a sus seguidores: “Vosotros sois mis amigos” (Juan 15:14).

La humanidad es religiosa por naturaleza. Sentimos una inevitable necesidad de un Poder superior. Nos distinguimos de los animales por nuestra razón e imaginación y por la capacidad de escoger entre lo recto y lo incorrecto. Ningún animal ha construido un altar para adorar. Es el ser humano el que posee un innato deseo de adorar, “una sed de Dios”.

Dios ha implantado en nosotros el anhelo de entrar en compañerismo con El. Cuando respondemos a ese deseo de hallar a Dios ya no dudamos de su existencia ni de nuestra necesidad.

En la década de 1990, millones de ateos de Rusia renunciaron a sus ateísmos y se volvieron a Dios. Un profesor universitario de San Petersburgo, hizo una declaración que tipifica el comentario de muchos ateos convertidos en la ex Unión Soviética:

“He buscado en el campo de las ciencias un sentido para mi vida, pero no encontré nada en qué confiar. Los científicos que me rodeaban sentían el mismo vacío.

Pero cuando en mis investigaciones astronómicas observaba la vastedad del universo y el vacío de mi alma, sentía que la vida debía tener algún significado. Entonces, cuando recibí la Biblia que usted me obsequió y comencé a leerla, el vacío de mi vida fue llenado.

He encontrado que la Biblia es la única fuente de confianza para mi alma. He aceptado a Jesús como mi Salvador, y he hallado paz, descanso y satisfacción en la vida”.

Un cristiano cree en Dios porque lo ha encontrado y descubre que El satisface las necesidades más profundas del corazón. El Dios que los cristianos gozosamente han descubierto que existe, nos da una nueva perspectiva, nuevos propósitos, nuevo significado, nuevos motivos y nuevas alegrías.

Dios no promete una vida libre de luchas y conflictos, pero nos asegura que nos guiará y sostendrá si entramos en una relación nueva y personal con El. Como resultado, millones de cristianos que han aceptado a Jesús, estarán listos a dejar cualquier cosa antes que volver a su vida anterior, sin Dios.

Esa es la maravilla más grande: que el Todopoderoso Dios que diseñó todas las criaturas y creó y sostiene las galaxias, también anhela entrar en una relación personal con todo hombre, mujer, y jóvenes.

El rey David, maravillado, escribió:

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tu formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria?” –Salmo 8:3-4–.

Nuestro Creador nos observa a todos. Tiene interés personal en ti, como si fueras el único ser que hubiera creado.

Por lo tanto, podemos creer en Dios:

  • Por la forma perfecta en que nos diseñó y creó.
  • Por el ansia que sentimos por El, y que no se satisface hasta que descansamos en El.
  • Porque cuando lo buscamos y lo encontramos, El satisface todas nuestras necesidades y calma nuestra ansiedad.

¿QUE CLASE DE DIOS ES EL?

Continúa en parte 4

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.