Feeds:
Entradas
Comentarios

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 45-

SEGURIDADES DE ÉXITO-parte 1-

LA GARANTIA DIVINA

DIOS hará la obra si nosotros le proveemos los instrumentos. Toda obra de justicia será inmortalizada, aunque el que la haga no considere que haya hecho algo digno de notarse. (Testimonies)

DIOS acepta el servicio que se hace de todo corazón, y El mismo suplirá lo que falta. Los más humildes obreros, en colaboración con Cristo, pueden tocar cuerdas cuyas vibraciones han de oírse hasta los confines de la tierra, y han de oírse en forma de melodías por los siglos de la eternidad. (El Ministerio de Curación)

Si somos verdaderamente consagrados, Dios traerá a la verdad, por nuestros ministerios, a otras personas de las que podrá servirse para comunicar la luz a buen número de aquellos que andan a tientas en las tinieblas.

La verdad está a punto de triunfar gloriosamente, y todos los que decidan ahora colaborar con Dios triunfarán con ella. (Joyas de los testimonios)

A cada uno que se ofrece al Señor para servir, sin retener nada, se le concede poder para el logro de resultados sin medida. Si trabajamos diligentemente por la salvación de nuestros prójimos, Dios prosperará nuestros esfuerzos.

El Señor tiene un lugar para cada uno en su gran plan. Los talentos que no se necesitan no se confieren. Suponiendo que el talento fuera pequeño, Dios tiene un lugar para él, y empleado fielmente, hará justamente la obra que Dios le ha designado. (Testimonies)

En cualquier ramo de trabajo, el verdadero éxito no es resultado de casualidad ni del destino. Es el desarrollo de la providencias de Dios, la recompensa de la fe y de la discreción, de la virtud y de la perseverancia. Las bellas cualidades mentales y un tono moral elevado no son resultado de la casualidad. Dios da las oportunidades; el éxito depende del uso que se haga de ellas. (Profetas y Reyes)

Los que se sienten impulsados a entrar en la obra ya sea en los campos locales o en las regiones lejanas, han de salir en el nombre del Señor. Si confían en Dios para obtener gracia y fortaleza, alcanzaran éxito. Al principio su obra podrá parecer de poco valor, pero si siguen los planes del Señor, ella prosperará. DIOS VIVE. El actuará a favor del obrero abnegado y desinteresado, quienquiera que sea y doquiera esté. (Southern Watchman)

COOPERACION CON LOS AGENTES CELESTIALES-parte 1-

NECESITAMOS comprender más plenamente la misión de los ángeles. Sería bueno recordar que cada verdadero hijo de Dios cuenta con la cooperación de los seres celestiales. Seres invisibles de luz y poder acompañan a los mansos y humildes que creen y aceptan las promesas de Dios. “Son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de salud” (Los Hechos de los Apóstoles)

Recordemos que el Señor Jesús es el artífice Maestro. El pone en nuestras mentes las palabras que han de alcanzar los corazones. Consagrémonos totalmente a la obra de Dios. El es nuestra fuerza, El estará a nuestra diestra, ayudándonos a realizar sus misericordiosos designios (Testimonies)

Los seres celestiales obrarán con el agente humano que busque con fe decidida aquella perfección de carácter que alcanzará la perfección en la acción. A todos los que están ocupados en esta obra Cristo dice: Yo estoy a tu diestra para ayudarte. (Lecciones Prácticas del Gran Maestro)

-Continúa en parte 46-

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 44-

EL ESPÍRITU SANTO-parte 4-

PROMESA NO APRECIADA

CRISTO declaró que la influencia divina del Espíritu había de acompañar a sus discípulos hasta el fin. Pero la promesa no es apreciada como debiera serlo; por lo tanto, su cumplimiento no se ve como debiera verse.

La promesa del Espíritu es algo en lo cual se piensa poco; y el resultado es tan sólo lo que podría esperarse; sequía, tinieblas, decadencia y muerte espiritual. Los asuntos de menor importancia ocupan la atención y, aunque es ofrecido en su infinita plenitud, falta el poder divino que es necesario para el crecimiento y prosperidad de la iglesia y que traería todas las otras bendiciones en su estela. (Joyas de los Testimonios)

ALGUNOS ESPERAN OCIOSAMENTE EL REFRIGERIO

HAY ALGUNOS que, en lugar de aprovechar sabiamente las oportunidades presentes, están esperando ociosamente que alguna ocasión especial de refrigerio espiritual aumente grandemente su capacidad de iluminar a otros. Descuidan sus deberes y privilegios actuales y permiten que su luz se empañe a la espera de un tiempo futuro en el cual, sin ningún esfuerzo de su parte, sean hechos los recipientes de bendiciones especiales que los transformen y capaciten para servir. (Los Hechos de los Apóstoles)

EL SUCESOR DE CRISTO

EL ESPÍRITU SANTO es el representante de Cristo, pero despojado de la personalidad humana e independiente de ella. Estorbado por la humanidad, Cristo no podía estar en todo lugar personalmente. Por lo tanto convenía a sus discípulos que fuese al Padre y enviase al Espíritu para ser su sucesor en la tierra. Nadie podría entonces tener ventaja por su situación o su contacto personal con Cristo. Por el Espíritu el Salvador será accesible a todos. En este sentido estaría más cerca de ellos que si no hubiese ascendido a lo alto. (El Deseado de Todas las Gentes)

EL ESPÍRITU SANTO HA OBRADO DESDE EL PRINCIPIO

DESDE EL PRINCIPIO DIOS ha estado obrando por su Espíritu Santo mediante instrumentos humanos para el cumplimiento de su propósito a favor de la raza caída. Esto se manifestó en la vida de los patriarcas.

A la iglesia del desierto también, en los días de Moisés, Dios le dio su “Espíritu para enseñarlos”. Y en los días de los apóstoles obró poderosamente a favor de su iglesia por medio del Espíritu Santo.

El mismo poder que sostuvo a los patriarcas, que dio fe y ánimo a Caleb y Josué, y que hizo eficaz la obra de la iglesia apostólica, sostuvo a los fieles hijos de Dios en cada siglo sucesivo. Fue el poder del Espíritu Santo lo que durante la época del oscurantismo permitió a los cristianos valdenses contribuir a la preparación del terreno para la Reforma. Fue el mismo poder lo que hizo eficaces los esfuerzos de muchos nobles hombres y mujeres que abrieron el camino para el establecimiento de las misiones modernas, y para la traducción de la Biblia a los idiomas y dialectos de todas las naciones y pueblos. (Los Hechos de los Apóstoles)

 

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 43-

EL ESPÍRITU SANTO-parte 3-

REQUISITOS ESENCIALES PARA EL ÉXITO

LA PRESENCIA del Espíritu en los obreros de Dios dará a la proclamación de la verdad un poder que todo el honor y la gloria del mundo no podrían conferirle.

Después del descenso del Espíritu Santo, los discípulos estaban tan llenos de amor hacia Cristo y hacia aquellos por quienes El murió, que los corazones se conmovían por las palabras que hablaban y las oraciones que ofrecían. Hablaban con el poder del Espíritu; y bajo la influencia de ese poder miles se convirtieron. (Los Hechos de los Apóstoles)

Dios no nos pide que hagamos con nuestras propias fuerzas la obra que tenemos ante nosotros. El ha provisto ayuda divina para todas las emergencias en que nuestros recursos humanos no basten. Otorga el Espíritu Santo para ayudar en todo aprieto, para fortalecer nuestra esperanza y seguridad, y para iluminar nuestras mentes y purificar nuestros corazones. No hay límite a la utilidad del que, poniendo a un lado el yo, permite que el Espíritu Santo obre sobre su corazón, y vive una vida enteramente consagrada a Dios.

¿Cuál fue el resultado del derramamiento del Espíritu Santo el día de Pentecostés? Las buenas nuevas de un Salvador resucitado fueron llevadas hasta los últimos confines del mundo conocido. Por sus labores, se unieron a la iglesia hombres escogidos, quienes, al recibir la palabra de vida, consagraron sus vidas a la obra de dar a conocer a otros la esperanza que había llenado sus corazones de paz y gozo. Centenares proclamaron el mensaje: “El reino de Dios se ha acercado” No podía contenérselos o intimidárselos con amenazas. El Señor hablaba por medio de ellos; y doquiera fueran, los enfermos sanaban, y los pobres oían el Evangelio. De un modo igualmente poderoso Dios puede obrar cuando los hombres se entregan al dominio de su Espíritu. (Southern Watchman)

El Espíritu Santo es el aliento de la vida espiritual. El impartimiento del Espíritu es el impartimiento de la vida de Cristo. Imbuye al que lo recibe con los atributos de Cristo. Unicamente aquellos que han sido enseñados por Dios, los que poseen la operación interna del Espíritu, y en cuyas vidas se manifiesta la vida de Cristo, han de destacarse como hombres representativos que ministren a favor de Dios. (El Deseado de Todas las Gentes)

Pronto se realizarán cambios peculiares y rápidos, y el pueblo de Dios debe estar dotado del Espíritu Santo para que, con sabiduría celestial, pueda hacer frente a las emergencias de esta época, y hasta donde sea posible contrarrestar los movimientos desmoralizadores del mundo. Si la iglesia de Dios no se duerme, si los discípulos de Cristo velan y oran, podrán tener luz para comprender y apreciar los movimientos del enemigo. (Joyas de los Testimonios)

-Continúa en parte 44-

 

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 42-

EL ESPÍRITU SANTO-parte 2-

DIOS ESTA DISPUESTO A CONFERIRLO- parte 2-

MAÑANA tras mañana, cuando los heraldos del Evangelio se arrodillan delante del Señor y renuevan sus votos de consagración, El les concede la presencia del Espíritu con su poder vivificante y santificador, y al salir para dedicarse a los deberes diarios, tienen la seguridad de que el agente invisible del Espíritu Santo los capacita para ser colaboradores juntamente con Dios. (Los Hechos de los Apóstoles)

Vivimos en el tiempo del poder del Espíritu Santo. EL está procurando difundirse por medio de los instrumentos humanos, y está acrecentando de este modo su influencia en el mundo. (Southern Watchman)

CONDICIONES PARA RECIBIRLO

EL ESPÍRITU SANTO será derramado sobre todos los que están pidiendo el pan de vida para darlo a sus vecinos. (Testimonies)

Cuando pongamos nuestro corazón en unidad con Cristo y nuestra vida en armonía con su obra, el Espíritu que descendió sobre los discípulos en el día de Pentecostés, descenderá sobre nosotros. (Joyas de los Testimonios)

No es por causa de restricción alguna por parte de Dios por lo que las riquezas de su gracia no fluyen hacia la tierra, a los hombres. Si todos tuvieran la voluntad de recibir, todos serían llenados de su Espíritu. El Espíritu espera que lo pidamos y recibamos. (Lecciones Prácticas del Gran Maestro)

Puesto que éste es el medio por el cual hemos de recibir poder, ¿por qué no tener más hambre y sed del don del Espíritu? ¿Por qué no hablamos de El, oramos por El y predicamos respecto a El?

Si la promesa no se cumple como debiera, se debe a que no es apreciada debidamente. Si todos quisieran, todos serían llenados del Espíritu. Cada obrero debiera elevar su petición a Dios por el bautismo diario de Espíritu. (Los Hechos de los Apóstoles)

Cristo ha prometido el don del Espíritu Santo a su iglesia, y la promesa nos pertenece tanto como a los primeros discípulos. Pero, como toda otra promesa, nos es dada bajo condiciones. Hay muchos que creen y profesan aferrarse a la promesa del Señor; hablan acerca de Cristo y acerca del Espíritu Santo, y, sin embargo no reciben beneficio alguno. No entregan su alma para que sea guiada y regida por los agentes divinos.

No podemos emplear al Espíritu Santo. El Espíritu ha de emplearnos a nosotros. Por el Espíritu obra Dios en su pueblo “así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Pero muchos no quieren someterse a eso. Quieren manejarse a sí mismos. Esta es la razón por la cual no reciben el don celestial. Unicamente a aquellos que esperan humildemente en Dios, que velan para tener su dirección y gracia, se da el Espíritu. El poder de Dios aguarda que ellos lo pidan y lo reciban. Esta bendición prometida, reclamada por la fe, trae todas las demás bendiciones en su estela. Se da según las riquezas de la gracia de Cristo, y El está listo para proporcionarla a toda alma según su capacidad para recibirla. (El Deseado de Todas las Gentes)

El gran derramamiento del Espíritu de Dios que ilumina toda la tierra con su gloria, no acontecerá hasta que tengamos un pueblo iluminado, que conozca por experiencia lo que significa ser colaboradores de Dios.   Cuando nos hayamos consagrado plenamente y de todo corazón al servicio de Cristo, Dios lo reconocerá por un derramamiento sin medida de su Espíritu; pero ésto no ocurrirá mientras que la mayor parte de la iglesia no colabore con Dios. (Review and Herald)

REQUISITOS ESENCIALES PARA EL ÉXITO

-Continúa en parte 43-

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 41-

EL ESPÍRITU SANTO-parte 1-

LA PROMESA

A NOSOTROS hoy, tan ciertamente como a los primeros discípulos, nos pertenece la promesa del Espíritu. Dios dotará a hombres y mujeres del poder de lo alto, como dotó a los que, en el día de Pentecostés, oyeron la palabra de salvación. En este mismo momento su Espíritu y su gracia son para todos los que los necesitan y quieren aceptar su palabra al pie de la letra. (Joyas de los Testimonios)

La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad o raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. (Los Hechos de los Apóstoles)

Dios desea vivificar a su pueblo por el don de su Santo Espíritu, bautizándolo de nuevo en su amor. No necesita manifestarse carencia del Espíritu Santo en la iglesia. Después de la ascensión de Cristo, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos que esperaban, oraban y creían, con una plenitud que alcanzó a cada corazón. En el futuro, la tierra ha de ser iluminada con la gloria de Dios. Una influencia divina ha de emanar de los que están santificados por la verdad y alcanzar al mundo. La tierra ha de ser circuida con una atmósfera de gracia. El Espíritu Santo ha de obrar en los corazones humanos, tomando las cosas de Dios y revelándolas a los hombres (Southern Watchman)

Es cierto que en el tiempo del fin, cuando la obra de Dios en la tierra esté por terminar, los fervientes esfuerzos realizados por los consagrados creyentes bajo la dirección del Espíritu Santo irán acompañados por manifestaciones especiales del favor divino. Bajo la figura de la lluvia temprana y tardía que cae en los países orientales al tiempo de la siembra y la cosecha, los profetas hebreos predijeron el derramamiento de la gracia espiritual en una medida extraordinaria sobre la iglesia de Dios. El derramamiento del Espíritu en los días de los apóstoles fue el comienzo de la lluvia temprana, y gloriosos fueron los resultados. Hasta el fin del tiempo, la presencia del Espíritu ha de morar con la iglesia fiel. (Los Hechos de los Apóstoles)

El derramamiento del Espíritu en los días de los apóstoles fue “la lluvia temprana”, y glorioso fue el resultado. Pero la lluvia tardía será más abundante. ¿Cuál es la promesa hecha a los que viven en los postreros días? “Tornaos a la fortaleza, oh presos de esperanza: hoy también os anuncio que os daré doblado”. “Pedid a Jehová lluvia en la sazón tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierva en el campo a cada uno”.   (Joyas de los Testimonios)

DIOS ESTA DISPUESTO A CONFERIRLO- parte 1-

EL SEÑOR está más dispuesto a dar el Espíritu Santo a los que le sirven, que los padres a dar buenas dádivas a sus hijos. (Los Hechos de los Apóstoles)

En toda ocasión y lugar, en todas las tristezas y aflicciones, cuando la perspectiva parece sombría y el futuro nos deja perplejos y nos sentimos impotentes y solos, se envía al Consolador en respuesta a la oración de fe. Las circunstancias pueden separarnos de todo amigo terrenal, pero ninguna circunstancia ni distancia pueden separarnos del Consolador celestial. Dondequiera que estemos, dondequiera que vayamos, está siempre a nuestra diestra para apoyarnos, sostenernos y animarnos. (El Deseado de Todas las Gentes)

-Continúa en parte 42-

 

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 40-

LIBERTAD RELIGIOSA-parte 6-

EL TRIUNFO DE LA VERDAD

LOS ESCEPTICOS pueden tratar los requerimientos de la LEY DE DIOS con escarnio, burlas y negativas. El espíritu de mundanalidad puede contaminar a los muchos y dominar a los pocos; puede ser que la causa de Dios se sostenga tan sólo por gran esfuerzo y continuo sacrificio; pero al fin la verdad triunfará gloriosamente.

En la obra final que Dios realiza en la tierra, el estandarte de su LEY volverá a enarbolarse. Puede prevalecer la religión falsa, abundar la iniquidad, enfriarse el amor de muchos, perderse de vista la cruz del Calvario, y pueden las tinieblas esparcirse por la tierra; puede volverse contra la verdad toda la fuerza de las corrientes populares; puede tramarse una maquinación tras otra para destruir al pueblo de Dios; pero en la hora de mayor peligro, el Dios de Elías suscitará instrumentos humanos para proclamar un mensaje que no será acallado. En las ciudades populosas de la tierra, y en los lugares donde los hombres más se han esforzado por hablar contra el Altísimo, se oirá la voz de una reprensión severa. Con osadía los hombres designados por Dios denunciarán la unión de la iglesia con el mundo. Con fervor invitarán a hombres y mujeres a apartarse de la observancia de una institución humana para guardar el VERDADERO DÍA DE REPOSO. (Exodo 20:8-11) – (Profetas y Reyes)

LUZ EN LAS TINIEBLAS

ENTRE LOS HABITANTES de la tierra, hay, dispersos quienes no han doblado la rodilla ante Baal. Como las estrellas del cielo, que sólo se ven en la noche, estos fieles brillarán cuando las tinieblas cubran la tierra y densa oscuridad los pueblos.

En la pagana África, en las tierras católicas de Europa y Sudamérica, en la China, en la India, en las islas del mar y en todos los rincones oscuros de la tierra, Dios tiene en reserva un firmamento de escogidos que brillarán en medio de las tinieblas para demostrar claramente a un mundo apóstata el poder transformador que tiene la obediencia a su LEY. Ahora mismo se están revelando en toda nación, entre toda lengua y pueblo; y en la hora de la más profunda apostasía, cuando se esté realizando el supremo esfuerzo de Satanás para que “todos….pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos” reciban, la señal de lealtad a un falso día de reposo, estos fieles, “irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa”, resplandecerán “como luminarias en el mundo”. Cuanto más oscura sea la noche, mayor será el esplendor con que brillarán. (Profetas y Reyes)

Las verdaderas ovejas oirán la voz del verdadero Pastor. Se harán esfuerzos abnegados para salvar a los perdidos, y muchos que se han descarriado del redil se volverán para seguir al Gran Pastor. (Signs of the Times)

LA PROTECCION DIVINA

AUNQUE el conflicto no acaba nunca, nadie necesita luchar solo. Los ángeles ayudan y protegen a los que andan humildemente delante de Dios. Nunca traicionará el Señor al que confía en El. Cuando sus hijos se acercan a EL en busca de protección contra el mal, EL levanta con misericordia y amor un estandarte contra el enemigo.

El cielo está muy cerca de aquellos que sufren por causa de la justicia. Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo fiel; sufre en la persona de sus hijos; y cualquiera que toque a sus escogidos lo toca a El. El poder que está cerca para librar del mal físico o de la angustia esta también cerca para salvar del mal mayor, para hacer posible que el siervo de Dios mantenga su integridad en todas las circunstancias y triunfe por la gracia divina.  

Puede parecer a veces que el Señor olvidó los peligros de su pueblo, y el daño que le han hecho sus enemigos. Pero Dios no olvidó. Nada hay en este mundo que su corazón aprecie más que su pueblo. No quiere que sus hijos sean vencidos por las tentaciones de Satanás. Castigará a los que le representen mal, pero será misericordioso para con todos los que se arrepientan sinceramente. (Profetas y Reyes)

EL ESPÍRITU SANTO

-Continúa en parte 41-

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 39-

LIBERTAD RELIGIOSA-parte 5-

RESPONSABILIDADES Y DEBERES DEL PUEBLO DE DIOS –parte 2-

COMO PUEBLO no hemos hecho la obra que Dios nos ha confiado. No estamos listos para la crisis que nos impondrá la promulgación de la ley dominical.

Es deber nuestro, mientras vemos las señales de que se acerca el peligro, levantarnos y obrar. Nadie se quede sentado en serena expectación del mal, consolándose con la creencia de que esta obra debe ir adelante porque la profecía lo ha predicho, y que el Señor protegerá a su pueblo. No estamos haciendo la voluntad de Dios si permanecemos quietos sin hacer nada para preservar la libertad de conciencia.

Deben ascender a Dios oraciones fervientes y eficaces para que esta calamidad sea diferida hasta que podamos realizar la obra que durante tanto tiempo ha sido descuidada.

Es nuestro deber hacer todo lo que está en nuestro poder para evitar el peligro que nos amenaza. Debemos esforzarnos por desarmar el prejuicio y colocarnos en la debida luz delante de la gente. Debemos presentarles realmente lo que está en cuestión, e interponer así la protesta más eficaz contra las medidas destinadas a restringir la libertad de conciencia.

Cuando Dios nos ha dado una luz que revela los peligros que nos esperan, ¿cómo podemos ser inocentes a sus ojos si no hacemos todo esfuerzo posible para presentarla a la gente? ¿Podemos permitir que arrostre sin advertencia esta tremenda crisis?

No concuerda con la orden de Dios que nuestro pueblo haya sido privado de la luz, la verdad presente que necesita para este tiempo. Se está acercando rápidamente el momento en que los que prefieran obedecer a Dios antes que a los hombres, sentirán la mano de la opresión.

¿Deshonraremos entonces a Dios guardando silencio mientras se pisotean sus Santos Mandamientos? (Exodo 20:3-17)

Mientras que por su actitud el mundo protestante hace concesiones a Roma, despertémonos y comprendamos la situación, y consideremos la verdadera orientación de la contienda que nos espera. Mostremos a la gente donde estamos en la historia profética y procuremos despertar el espíritu del verdadero protestantismo, haciendo sentir al mundo el valor de los privilegios de la libertad religiosa que se han disfrutado durante tanto tiempo. (Joyas de los Testimonios)

DIOS nos ayude a despertarnos del estupor que nos ha dominado durante años. (Review and Herald)

UNA CONDUCTA SABIA

DESAFIAR las leyes dominicales no haría más que fortalecer el espíritu perseguidor de los fanáticos que se esfuerzan por hacerlas ejecutar. No le demos ocasión de llamarnos violadores de las leyes. Si no les dejamos otra tarea que la de refrenar a hombres que no temen a Dios ni al hombre, dicha tarea no tardará en perder su novedad para ellos, y verán que no les resulta lógico ni convincente ser estrictos en lo que concierne a la observancia del domingo.

Prosigamos nuestro trabajo, con la Biblia en la mano, y el enemigo caerá en la cuenta de que derrotó su propia causa. (Joyas de los Testimonios)

EL TRIUNFO DE LA VERDAD

-Continúa en parte 40-