Feeds:
Entradas
Comentarios

Graves errores, 1) la creencia en la inmortalidad del hombre y en su estado consciente después de la muerte…los muertos nada saben (Ecles.9:5). -parte 8-

LAS TINIEBLAS SE PROFUNDIZAN

Los Siglos que se sucedieron presenciaron un constante aumento del error en las doctrinas sostenidas por Roma. Aún antes del establecimiento del papado, las enseñanzas de los filósofos paganos habían recibido atención y ejercido influencia dentro de la iglesia. Muchos de los que profesaban ser convertidos se aferraban aún a los dogmas de su filosofía pagana, y no sólo seguían estudiándolos ellos mismos sino que inducían a otros a que los estudiaran también a fin de extender su influencia entre los paganos. Así introdujeron graves errores en la fe cristiana. UNO DE LOS PRINCIPALES FUE LA CREENCIA DE LA INMORTALIDAD NATURAL DEL HOMBRE Y EN SU ESTADO CONSCIENTE DESPUÉS DE LA MUERTE. Esta doctrina fue la base sobre la cuál Roma estableció la invocación de los santos y la adoración de la virgen María. De la misma doctrina se derivó la herejía del tormento eterno para los que mueren impenitentes, que muy pronto figuró en el credo papal.

De este modo se preparó el camino para la introducción de la invención del paganismo, a la que Roma llamó purgatorio, y de la que se valió para aterrorizar a las muchedumbres crédulas y supersticiosas. Con esta herejía Roma afirma la existencia de un lugar de tormento, en el que las almas de los que no han merecido eterna condenación, han de ser castigadas por sus pecados, y de donde, una vez limpiadas de impureza son admitidas en el cielo.

EL ASPECTO FINANCIERO

Una impostura más necesitaba Roma para aprovecharse de los temores y de los vicios de sus adherentes. Fue ésta la doctrina de las indulgencias. A todos los que se alistasen en las guerras que emprendía el pontífice para extender su dominio temporal, castigar a sus enemigos o exterminar a los que se atrevían a negar su supremacía espiritual, se concedía plena remisión de los pecados pasados, presentes y futuros, la condonación de todas las penas y castigos merecidos. Se enseñó también al pueblo que por medio de pagos hechos a la iglesia podía librarse uno del pecado y librar también a las almas de sus amigos difuntos entregadas a las llamas del purgatorio. Por estos medios llenaba Roma sus arcas y sustentaba la magnificencia, el lujo y los vicios de los que pretenden ser representantes de Aquél que no tuvo donde recostar su cabeza.

EL CREADOR CREADO

La institución bíblica de la Cena del Señor fue substituida por el sacrificio idolátrico de la misa. Los sacerdotes papales aseveraban que con sus palabras podían convertir el pan y el vino en “el cuerpo y la sangre verdaderos de Cristo. (Cardenal Wiseman, The Real Presence of the Body and Blood of Our Lord Jesus Christ in the Blessed Eucharist Proved from Scripture, Confer. 8 sec.3, parr.26.)    Con blasfema presunción se arrogaban el poder de crear a Dios, Creador de todo. Se les obligaba a los cristianos, so pena de muerte, a confesar su fe en esta horrible herejía que afrentaba al cielo. Muchísimos que se negaron a ello fueron entregados a las llamas.

‘EL papa no es sólo el representante de Jesucristo, sino que él es Jesucristo mismo, oculto bajo un manto de carne’ (The Catholic National, julio de 1895) ????

 

¿El papa mediador terrenal? PORQUE HAY UN SOLO MEDIADOR ENTRE DIOS Y LOS HOMBRES,JESUCRISTO HOMBRE-(1ª.Tim.2:5)-parte 7-

LA EDAD MEDIA COMIENZA

El advenimiento de la iglesia romana al poder marcó el principio de la Edad Media. A medida que crecía su poder, las tinieblas se hacían más densas. La fe pasó de Cristo, el verdadero fundamento, al papa de Roma. En vez de confiar en el Hijo de Dios para obtener perdón de sus pecados y la salvación eterna, el pueblo recurría al papa y a los sacerdotes y prelados a quienes el invistiera de autoridad. Se le enseñó que el papa era su mediador terrenal y que nadie podía acercarse a Dios sino por medio de él, y andando el tiempo se le enseñó también que para los fieles el papa ocupaba el lugar de Dios y que por lo tanto debían obedecerle implícitamente.

Con sólo desviarse de sus disposiciones se hacían acreedores a los más severos castigos que debían imponerse a los cuerpos y almas de los transgresores. Así fueron los espíritus de los hombres desviados de Dios y dirigidos hacia hombres falibles y crueles; si, aún más, hacia el mismo príncipe de las tinieblas que ejercía su poder por intermedio de ellos. El pecado se disfrazaba como manto de santidad. Cuando las Santas Escrituras se suprimen y el hombre llega a considerarse como ente supremo, ¿Qué otra cosa puede esperarse sino fraude, engaño y degradante iniquidad? Al ensalzarse las leyes y tradiciones humanas, se puso de manifiesto la corrupción que resulta siempre del menosprecio de la Ley de Dios.

DÍAS DE PELIGRO

Días azarosos fueron aquéllos para la iglesia de Cristo. El Evangelio se perdía de vista mientras que las formas de religión se multiplicaban, y la gente se veía abrumada bajo el peso de exacciones rigurosas. No sólo se le enseñaba a ver en el papa a su mediador, sino aún a confiar en sus propias obras para la expiación del pecado. Largas peregrinaciones, obras de penitencia, la adoración a reliquias, la construcción de templos, relicarios, y altares, la donación de grandes sumas a la iglesia, -todas estas cosas y muchas otras parecidas les eran impuestas a los fieles para aplacar la ira de Dios o para asegurarse su favor; ¡como si Dios, a semejanza de los hombres, se enojara por pequeñeces, o pudiera ser apaciguado por regalos y penitencias!

Las tinieblas parecían hacerse más densas. La adoración de las imágenes se hizo más general. Se les encendían velas y se les ofrecía oraciones. Llegaron a prevalecer las costumbres más absurdas y supersticiosas. Los espíritus estaban tan completamente dominados por la superstición, que la razón misma parecía haber perdido su poder. Mientras que los sacerdotes y obispos eran amantes de placeres, sensuales y corrompidos, sólo podía esperarse del pueblo que acudía a ellos en busca de dirección, que siguiera sumido en la ignorancia y en los vicios.

EL ALTIVO PONTIFICE

Las pretensiones papales dieron otro paso más cuando en el siglo XI el papa Gregorio VII proclamó la perfección de la iglesia romana. Entre las proposiciones que él expuso había una que declaraba que la iglesia no había errado nunca ni podía errar, según las Santas Escrituras. Pero las pruebas de la Escritura faltaban para apoyar el aserto. El altivo pontífice reclamaba además para sí el derecho de deponer emperadores, y declaraba que ninguna sentencia pronunciada por él podía ser revocada por hombre alguno, pero que él tenía la prerrogativa de revocar las decisiones de todos los demás. ¡Cuán notable contraste hay entre el despótico orgullo de tan altivo pontífice y la mansedumbre y humildad de Cristo, quien se presenta a sí mismo como llamando a la puerta del corazón para ser admitido! “EL QUE QUISIERE ENTRE VOSOTROS SER EL PRIMERO, SERÁ VUESTRO SIERVO”. (Mateo 20:27)

 

Del Paganismo A La Roma Papal-EL SELLO DEL CREADOR ANULADO-parte 6-

EL SELLO DEL CREADOR ANULADO

EL GRAN APÓSTATA HABÍA LOGRADO ENSALZARSE A SÍ MISMO ‘SOBRE TODO LO QUE SE LLAMA DIOS, O QUE ES OBJETO DE CULTO.” (2 TES. 2:4) SE HABÍA ATREVIDO A ALTERAR EL ÚNICO PRECEPTO DE LA LEY DIVINA QUE SEÑALA DE UN MODO INFALIBLE A TODA LA HUMANIDAD AL DIOS VIVIENTE Y VERDADERO. EN EL CUARTO MANDAMIENTO DIOS ES DADO A CONOCER COMO EL CREADOR DE LOS CIELOS Y LA TIERRA Y DISTINTO POR LO TANTO DE TODOS LOS DIOSES FALSOS. COMO MONUMENTO CONMEMORATIVO DE LA OBRA DE LA CREACIÓN FUE SANTIFICADO EL DÍA SÉPTIMO COMO DÍA DE DESCANSO PARA EL HOMBRE. ESTABA DESTINADO A RECORDAR SIEMPRE A LOS HOMBRES QUE EL DIOS VIVIENTE ES FUENTE DE TODA EXISTENCIA Y OBJETO DE REVERENCIA Y ADORACIÓN. SATANÁS SE ESFUERZA POR DISUADIR A LOS HOMBRES DE QUE SE SOMETAN A DIOS Y OBEDEZCAN A SU LEY; Y POR LO TANTO DIRIGE SUS GOLPES ESPECIALMENTE CONTRA EL MANDAMIENTO QUE PRESENTA A DIOS COMO EL CREADOR. LOS PROTESTANTES ALEGAN AHORA QUE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO EN EL DOMINGO CONVIRTIÓ A DICHO DÍA EN EL DÍA DEL SEÑOR. PERO LAS SANTAS ESCRITURAS EN NADA CONFIRMAN ESTE MODO DE VER. NI CRISTO NI SUS APÓSTOLES CONFIRIERON SEMEJANTE HONOR A ESE DÍA.

“Ningún protestante que tenga conocimiento competente de la historia, pondrá en tela de juicio que la iglesia de Roma ha derramado más sangre inocente que ninguna otra institución que jamás haya existido en la humanidad….es imposible formarse una idea completa de la multitud de sus víctimas” (Historia del Desarrollo y la Influencia del Espíritu de Racionalismo en Europa, tomo 2 pág. 32, edición año 1910)

“Se calcula….un promedio de 40.000 homicidios religiosos por año de existencia papal” (John Dowling, The History of Romanism, págs. 541,542)

 

DEL PAGANISMO A LA ROMA PAPAL

En el siglo sexto el papado concluyó por afirmase. El asiento de su poder quedó definitivamente fijado en la ciudad imperial, cuyo obispo fue proclamado cabeza de toda la iglesia. El paganismo había dejado el lugar al papado. El dragón dio a la bestia “SU PODER Y SU TRONO, Y GRANDE AUTORIDAD.” (Apoc.13:2) Entonces empezaron a correr los 1.260 años de la opresión papal predicha en las profecías de Daniel 7:25 y el Apocalipsis 13:5-7. Los cristianos se vieron obligados a optar entre sacrificar su integridad y aceptar el culto y las ceremonias papales, o pasar la vida encerrados en los calabozos o morir en el tormento, en la hoguera o bajo el hacha del verdugo. Entonces se cumplieron las palabras de Jesús: “SERÉIS ENTREGADOS AUN DE VUESTROS PADRES, Y HERMANOS, PARIENTES, Y AMIGOS; Y MATARAN A ALGUNOS DE VOSOTROS. Y SERÉIS ABORRECIDOS DE TODOS POR CAUSA DE MI NOMBRE” (Lucas 21:16-17). La persecución se desencadenó sobre los fieles con furia jamás conocida hasta entonces, y el mundo vino a ser un vasto campo de batalla. Por centenares de años, la iglesia de Cristo no halló más refugio que en la reclusión y en la obscuridad. Así lo dice el profeta: “Y LA MUJER HUYO AL DESIERTO, DONDE TIENE LUGAR APAREJADO DE DIOS, PARA QUE ALLÍ LA MANTENGAN MIL DOSCIENTOS SESENTA DÍAS.” “(Apoc.12:6)

 

 

.…contra el Cuarto Mandamiento echando a un lado el sábado, el día que Dios había bendecido y santificado. ¿‘El Venerable Día del Sol.’? -parte 5-

LA CONCESION CONTINUA

El espíritu de concesión al paganismo fomentó aún más el desprecio de la autoridad del Cielo. Obrando por medio de directores inconversos de la iglesia, Satanás atentó también contra el cuarto mandamiento y trató de echar a un lado el antiguo sábado, el día que Dios había bendecido y santificado, Génesis 2:2,3, para colocar en su lugar el día festivo observado por los paganos como ‘EL VENERABLE DÍA DEL SOL.’ Este intento no se hizo al principio abiertamente. En los primeros siglos el verdadero día de reposo, el sábado, había sido guardado por todos los cristianos, los cuáles siendo celosos de la honra de Dios y creyendo que su ley era inmutable, respetaban escrupulosamente la santidad de sus preceptos. Pero Satanás procedió con gran sutileza por medio de sus agentes para llegar al fin que se propusiera. Para llamar la atención de las gentes hacia el domingo, fue declarado día de fiesta en honor a la resurrección de Cristo. Se celebraban servicios religiosos en ese día, no obstante se los consideraba como día de recreo, y seguía guardándose el sábado.

Con el fin de preparar el terreno para la realización de sus fines, Satanás indujo a los judíos, antes del advenimiento de Cristo, a que recargasen el sábado con las más rigurosas exacciones, de modo que su observancia fuese una pesada carga. Aprovechándose luego de la falsa luz bajo la cuál lo había hecho considerar, hízolo despreciar como institución judaica. Mientras que los cristianos seguían observando generalmente el domingo como día de fiesta alegre, el diablo los indujo a hacer del sábado un día de ayuno, de tristeza y de abatimiento para hacer patente su odio al judaísmo.

UN CAMBIO AUDAZ

A principios del siglo IV el emperador Constantino expidió un decreto que hacía del domingo un día de fiesta pública en todo el Imperio Romano. El día del sol fue reverenciado por sus súbditos paganos y honrado por los cristianos; pues era política del emperador conciliar los intereses del paganismo y del cristianismo que se hallaban en pugna. Los obispos de la iglesia, inspirados por su ambición y su sed de dominio, le hicieron obrar así, pues comprendieron que si el mismo día era observado por cristianos y paganos, estos llegarían a aceptar nominalmente el cristianismo y ello redundaría en beneficio del poder y de la gloria de la iglesia. Pero a pesar de que muchos cristianos piadosos fueron poco a poco inducidos a reconocer cierto carácter sagrado del domingo, no dejaron de considerar el verdadero sábado como el día santo del Señor ni de observarlo en cumplimiento del cuarto mandamiento. Pero no paró aquí la obra del engañador. Había resuelto reunir al mundo cristiano bajo su bandera y ejercer su poder por medio de su vicario, el orgulloso pontífice, que aseveraba ser el representante de Cristo.

Realizó su propósito valiéndose de paganos semiconvertidos, de prelados ambiciosos y de eclesiásticos amigos del mundo. Convocábanse de vez en cuando grandes concilios, en que se reunían los dignatarios de la iglesia de todas partes del mundo. Casi en cada concilio el día de reposo que Dios había instituido era deprimido un poco más en tanto que el domingo era exaltado en igual proporción. Así fue como la fiesta pagana llegó a ser honrada como institución divina, mientras que el sábado de la Biblia era declarado reliquia del judaísmo y se pronunciaba una maldición sobre sus observadores.

‘EL DOMINGO ES UNA INSTITUCION CATÓLICA, Y LA DEMANDA PARA SU OBSERVANCIA SOLAMENTE PUEDE SER DEFENDIDA BAJO PRINCIPIOS CATÓLICOS…….DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL FINAL DE LAS ESCRITURAS NO HAY UN SOLO PASAJE QUE AUTORICE LA TRANSFERENCIA DEL CULTO SEMANAL PUBLICO DEL ULTIMO DÍA DE LA SEMANA AL PRIMERO’. (Catholic Press, Sidney, Australia, año 1900)

Durante los primeros siglos el verdadero sábado había sido observado por todos los cristianos.

PARA SABER HACIA DONDE SE DIRIGE EL PAPADO,CONOZCA SU HISTORIA-CONCESIÓN AL PAGANISMO-parte 4-

Una vez suprimido lo que descubría el error, Satanás hizo lo que quiso. La profecía había declarado que el papado pensaría “MUDAR LOS TIEMPOS Y LA LEY” (Daniel 7:25). No tardó en iniciar esa obra.   Para dar a los convertidos del paganismo algo que equivaliera al culto de los ídolos y para animarles a que aceptaran nominalmente al cristianismo, se introdujo gradualmente en el culto cristiano la adoración de imágenes y de reliquias. Este sistema de idolatría fue definitivamente sancionado por decreto de un concilio general. PARA REMATE DE SU OBRA SACRÍLEGA, ROMA SE ATREVIÓ A BORRAR DE LA LEY DE DIOS EL SEGUNDO MANDAMIENTO, QUE PROHIBE LA ADORACIÓN DE LAS IMÁGENES Y A DIVIDIR EN DOS EL ULTIMO MANDAMIENTO PARA CONSEVAR EL NUMERO DE ESTOS.

LA LEY DE DIOS

  • No tendrás dioses ajenos delante de mí.

  • No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

  • No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

  • Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en el obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposo en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

  • Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

  • No matarás.

  • No cometerás adulterio.

  • No hurtarás.

  • No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

  • No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.        

  • LA BIBLIA, EXODO 20:3-17,RV

LA LEY DE DIOS COMO LA CAMBIO EL HOMBRE

  • Amarás a Dios sobre todas las cosas.

  • No tomarás el nombre de Dios en vano.

  • Santificarás las fiestas.

  • Honra a tu padre y madre.

  • No matarás.

  • No cometerás actos impuros.

  • No robarás.

  • Ni dirás falso testimonio, ni mentirás.

  • No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

  • No codiciarás los bienes ajenos.

  • CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA LIGUORI PUBLICATIONS- LIGUORI, MISSOURI, E.E.U.U.

 

La doctrina de la supremacía papal se opone abiertamente a las enseñanzas de las Sagradas Escrituras- parte 3-

UN FUNDAMENTO EQUIVOCADO

Una de las principales doctrinas del romanismo enseña que el papa es cabeza visible de la iglesia universal de Cristo, y que fue investido de suprema autoridad sobre los obispos y los pastores de todas las partes del mundo. Aún más, al papa se le han dado los títulos propios de la divinidad. Se le ha titulado “SEÑOR DIOS EL PAPA”, y se le ha declarado infalible. Exige que todos los hombres le rindan homenaje. La misma pretensión que sostuvo Satanás cuando tentó a Cristo en el desierto, la sostiene aún por medio de la iglesia de Roma, y muchos son los que están dispuestos a rendirle homenaje.

“Especificamos que la Santa Sede (el Vaticano) y el Pontífice romano tienen la supremacía sobre todo el mundo.” (The Most Holy Council, tomo3, col. 1167)

Empero los que le temen y reverencian a Dios, resisten esa pretensión, que es un desafío al Cielo, como resistió Cristo las instancias del astuto enemigo: “¡AL SEÑOR TU DIOS ADORARAS, Y A EL SOLO SERVIRAS! (Lucas 4:8) Dios no ha hecho alusión alguna en su Palabra a que EL haya elegido a un hombre para que sea la cabeza de la iglesia. La doctrina de la supremacía papal se opone abiertamente a las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Sólo por usurpación puede el papa ejercer autoridad sobre la iglesia de Cristo.

Los romanistas se han empeñado en acusar a los protestantes de herejía y de haberse separado caprichosamente de la verdadera iglesia. Pero estos cargos recaen más bien sobre ellos mismos. Ellos son los que arriaron la bandera de Cristo y se apartaron de “LA FE QUE HA SIDO UNA VEZ DADA A LOS SANTOS.” (Judas 3)

DETECTOR DEL ERROR

Bien sabía Satanás que las Sagradas Escrituras capacitarían a los hombres para discernir los engaños de El y para oponerse a su poder. Por medio de la Palabra fue como el mismo Salvador del mundo resistió los ataques del tentador. A cada asalto suyo, Cristo presentaba el escudo de la verdad eterna diciendo: “ESCRITO ESTA”. A cada sugestión del adversario oponía EL la sabiduría y el poder de la Palabra. Para mantener su poder sobre los hombres y establecer la autoridad del usurpador papal, Satanás necesita que ellos ignoren las Santas Escrituras. La Biblia ensalza a Dios y coloca a los hombres, seres finitos, en su verdadero sitio; por consiguiente hay que esconder y suprimir sus verdades sagradas. Esta fue la lógica que adoptó la iglesia romana. Por centenares de años fue prohibida la circulación de la Biblia. No se permitía a la gente que la leyese ni que la tuviese en sus casas, y sacerdotes y prelados sin principios interpretaban las enseñanzas de ella para sostener sus pretensiones. Así fue como el papa vino a ser reconocido casi universalmente como vicegerente de Dios en la tierra, dotado de autoridad sobre la iglesia y el estado.

 

 

LEYES CIVILES Y DIVINAS EN PELIGRO-(Los Diez Mandamientos de Dios) -parte 2-

“De buena gana o no, preparados o no, todos estamos involucrados en una triple competencia global, intensa, sin reglas que la limiten. Sin embargo, la mayoría de nosotros no somos competidores. Somos las apuestas. Porque lo que está en competencia es quién establecerá el primer sistema mundial de gobierno que haya existido jamás en la sociedad de las naciones…..La competencia es intensa porque, ahora se ha iniciado, no hay forma de revertirla ni detenerla.” (Malachi Martin, en Las Llaves de esta Sangre, pag.11)

No es el propósito atacar a individuos, sino más bien, hacer referencia a la historia y al futuro profetizado que la Biblia presenta del sistema religioso católico Romano.

¿GOBERNARA EL PAPA AL MUNDO NUEVAMENTE?

COMPROMISO FATAL

El apóstol Pablo, en su segunda carta a los Tesalonicenses, predijo la gran apostasía que había de resultar en el establecimiento del poder papal. Declaró, respecto al día de Cristo: “ESE DÍA NO PUEDE VENIR, SIN QUE VENGA PRIMERO LA APOSTASÍA, Y SEA REVELADO EL HOMBRE DE PECADO, EL HIJO DE PERDICION; EL CUAL SE OPONE Y SE LEVANTA CONTRA TODO LO QUE SE LLAMA DIOS, O ES OBJETO DE CULTO; TANTO QUE SE SIENTA EN EL TEMPLO DE DIOS COMO DIOS, HACIÉNDOSE PASAR POR DIOS.” además el apóstol advierte a sus hermanos que “EL MISTERIO DE LA INIQUIDAD ESTA YA OBRANDO.” (2 Tes.2:3-7) Ya en aquélla época veía él que se introducían en la iglesia errores que prepararían el camino para el desarrollo del papado.

Poco apoco, primero solapadamente y a hurtadillas, y después con más desembozo, conforme iba cobrando fuerza y dominio sobre los espíritus de los hombres, “el misterio de iniquidad” hizo progresar su obra engañosa y blasfema. De un modo casi imperceptible costumbres del paganismo penetraron en la iglesia cristiana. El espíritu de avenencia y transacción fue coartado por algún tiempo por las terribles persecuciones que sufriera la iglesia bajo el régimen del paganismo. Más habiendo cesado la persecución y habiendo penetrado el cristianismo en las cortes y palacios, la iglesia dejó a un lado la humilde sencillez de Cristo y de sus apóstoles por la pompa y el orgullo de los sacerdotes y gobernantes paganos, y sustituyó los requerimientos de Dios por las teorías y tradiciones de los hombres.

La conversión nominal de Constantino, a principios del siglo cuarto, causó gran regocijo, y el mundo disfrazado con capa de rectitud, se introdujo en la iglesia. Desde entonces la obra de corrupción progreso rápidamente. El paganismo que parecía haber sido vencido, vino a ser el vencedor. Su espíritu dominó a la iglesia. Sus doctrinas, ceremonias y supersticiones se incorporaron a la fe y al culto de los que profesaban ser discípulos de Cristo.

EL HOMBRE DE PECADO

Esta avenencia entre el paganismo y el cristianismo dio por resultado el desarrollo del “hombre de pecado” predicho en la profecía como oponiéndose a Dios y ensalzándose a sí mismo sobre Dios. Ese gigantesco sistema de falsa religión es obra maestra del poder de Satanás, un monumento de sus esfuerzos para sentarse él, en el trono y reinar sobre la tierra según su voluntad. A fin de asegurarse honores y ganancias mundanas, la iglesia fue inducida a buscar el favor y el apoyo de los grandes de la tierra, y habiendo rechazado de esa manera a Cristo, tuvo que someterse al representante de Satanás, el obispo de Roma.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.